“Él está aquí para una visita, me dijo Jesús” dice pastor que estuvo en coma por trasplante de pulmón

Mike Olsen, un pastor de Louisville, Kentucky, mientras le hacían un trasplante de doble pulmón murió y resucitó para contar que mientras falleció pudo ir al cielo para conocer a su donante de órganos.

Olsen, pastor de la iglesia Iona Community Church en Louisville, luchó por 5 años contra una fibrosis pulmonar, nunca fumó pero se le diagnostico está enfermedad que lo hacía dependiente de una bombona de oxígeno, por cual se le tenía que hacer un trasplante doble de pulmón.

Un diagnostico de dos años de vida y dos pulmones que se deterioraban muy rápido, lo estaba matando, lo que hizo que rápidamente se convirtiera en un paciente en espera por una donación de órganos en Kentucky, sus esfuerzos llevaron a su equipo de ayuda hasta la Casa Blanca para reunirse con el presidente Trump en 2018.

“Soy una persona real, y esta es una enfermedad que es devastadora para mucha gente. : Estoy tratando de crear conciencia sobre esta enfermedad’, y dije: Es muy importante que corra la voz sobre esto”, decía Olsen en una entrevista para una cadena de televisión.

Al mes de esa entrevista, consiguió un par de pulmones para el trasplante que tanto necesitaba, “Me sentí tan privilegiado que recibí la llamada, pero sé que estaba en un punto de inflexión. Si no hubiera recibido la llamada, habría muerto”, cuenta Olsen.

Despues de la cirugía, sus pulmones no estaban oxigenando adecuadamente, por lo que su esposa pidió oración a través de Facebook Live, “Su cuerpo no estaba siendo oxigenado adecuadamente por sus nuevos pulmones”, expresó Patti Olsen, la esposa de Mike.

Olsen terminó en estado de coma conectado a un ventilador, y fue durante ese lapso de coma que pudo ir al cielo y tener una experiencia hermosa con Jesús además conocer a su donante, “Vi estas luces giratorias y escuché este patrón de voces o algo así. Y acabo de darme cuenta de lo que estaban diciendo, estaban diciendo: ‘Mike está llegando a casa. Mike está viniendo a casa. Y luego escuché a Jesús decir:’ No es su momento. Él está aquí para una visita”, dijo Mike con mucha nostalgia en su voz.

“Pero ahora vuelve a mí como una historia que se está desarrollando y me estoy dando cuenta de que tuve una experiencia sobrenatural con Dios. Y realmente me ayuda a comprender el amor de Dios para cada uno de nosotros”, cuenta.

En la actualidad, Olsen está vivo pero tiene que usar una maquina que lo ayude a evitar cualquier infección en sus pulmones nuevos, y tiene la esperanza de vivir más años de los que le puedan pronosticar para hacer real su fundación y así, ayudar a las personas que padecen de fibrosis pulmonar en la localidad de Kentucky.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *